55 8662 4087

55 8662 4086

Procedimientos de Eliminación de Tatuajes: Cirugía Láser, Eliminación Quirúrgica y Dermoabrasión

La eliminación de tatuajes es un procedimiento destinado a eliminar tatuajes no deseados, y las técnicas más comunes utilizadas para este fin incluyen la cirugía láser, la extirpación quirúrgica y la dermoabrasión.

El pigmento del tatuaje reside debajo de la capa superficial de la piel, lo que hace que la eliminación de un tatuaje sea un proceso complicado y, en ocasiones, costoso en comparación con la aplicación inicial del tatuaje.

Si tienes interés en deshacerte de un tatuaje, es fundamental consultar a un dermatólogo o médico de la piel para explorar tus opciones. No se recomienda intentar eliminar un tatuaje por cuenta propia, ya que las cremas y los tratamientos caseros suelen ser ineficaces y pueden ocasionar irritación cutánea y otras reacciones adversas.

Motivos para realizar la eliminación de un tatuaje

Existen diversas razones para considerar la eliminación de un tatuaje. Puede ser que te arrepientas de tu tatuaje o que ya no te guste su aspecto. También es posible que el tatuaje se haya desvanecido con el tiempo o que no encaje con tu imagen actual.

La eliminación de tatuajes también puede ser necesaria en casos de reacciones alérgicas o complicaciones, como infecciones.

Riesgos asociados

En la mayoría de los procedimientos de eliminación de tatuajes, es probable que queden cicatrices. Además, pueden surgir complicaciones como infecciones o cambios en el color de la piel.

Preparación para la eliminación de un tatuaje

Si estás considerando la eliminación de un tatuaje, es aconsejable que consultes a un dermatólogo para evaluar tus opciones. El dermatólogo te guiará en la elección del método más adecuado para tu tatuaje, teniendo en cuenta factores como el tipo de tinta utilizada y el tamaño del tatuaje.

Qué esperar durante el proceso

Por lo general, la eliminación de un tatuaje se lleva a cabo como un procedimiento ambulatorio con anestesia local. Las técnicas más comunes incluyen la cirugía láser, la extirpación quirúrgica y la dermoabrasión.

Elimina tu tatuaje

Cirugía láser

El uso de láseres Q-switched, que emiten una potente energía en un solo pulso, es la opción más frecuente para eliminar tatuajes. En algunos casos, se emplea un tipo especial de láser denominado “Nd:YAG Q-switched” para evitar cambios permanentes en el pigmento de la piel, especialmente en pieles más oscuras.

El procedimiento de láser implica adormecer la piel con anestesia local y dirigir un pulso de alta energía al tatuaje para calentar y fragmentar la tinta. Los tatuajes multicolores pueden requerir múltiples sesiones de tratamiento con diferentes láseres y longitudes de onda.

Tras el procedimiento, es común experimentar hinchazón, ampollas o sangrado. La aplicación de un ungüento antibacteriano favorece la recuperación. Por lo general, se necesitan varias sesiones para aclarar el tatuaje, y en algunos casos, la eliminación completa puede no ser posible.

Extirpación quirúrgica

La eliminación quirúrgica del tatuaje se realiza bajo anestesia local. El tatuaje se retira con un bisturí, y los bordes de la piel se suturan. Aunque es eficaz, este método suele dejar cicatrices y se emplea principalmente para tatuajes pequeños.

Dermoabrasión

Durante la dermoabrasión, la zona tatuada se enfría para adormecerla y se utiliza un dispositivo rotativo de alta velocidad con una rueda o cepillo abrasivo para “lijar” la piel y eliminar la tinta del tatuaje en las capas más profundas. Este proceso puede resultar doloroso y causar irritación durante varios días, con una recuperación que puede extenderse hasta tres semanas. Sin embargo, la dermoabrasión es menos frecuente y predecible que otros métodos, como el láser.

Compartir:

Articulo mas reciente

Contactarme

¡Descubre una nueva versión de ti mismo con la ayuda del Dr. Mauricio en nuestro centro de medicina estética!